¿Qué son los ETF de metales preciosos?

ETF de metales preciosos

Quien quiera invertir en oro y plata se encuentra con los llamados ETF de metales preciosos antes o después. Los ETF de oro y los ETF de plata están entre los fondos mutuos que monitorizan los precios de estos metales preciosos. En Suiza, muchos bancos ofrecen dichos fondos.

ETF son las siglas de Exchange Traded Fund – fondo cotizado, en español. Un ETF es, por tanto, un fondo indexado de gestión pasiva y, por así decirlo, está en contraposición a los fondos gestionados activamente. A diferencia de un fondo indexado tradicional, un ETF se puede comprar y vender continuamente durante el horario de apertura del mercado de valores. El precio de un ETF está basado en un valor de activo neto indicativo (iNav, por sus siglas en inglés), que sirve de precio base. Por otra parte, los fondos indexados se tasan una vez al día y se cambian a ese precio.

ETC y ETN, materia prima cotizada y pagaré cotizado – un título de deuda

Además del ETF, hay otros instrumentos financieros, conocidos como ETC y ETN, las siglas de Exchange Traded Commodities y Exchange Traded Notes, que podrían traducirse como materias primas cotizadas y pagarés cotizados, respectivamente. Se trata de títulos de deuda, normalmente suscritos por un banco en nombre del emisor. Por lo tanto, en este caso hay un riesgo de contrapartida que se debe tener en cuenta. Después de todo, el suscriptor – esto es, el banco emisor – puede declararse insolvente en un momento dado. En estas circunstancias, un ETC o un ETN perderían su valor, puesto que no estarían asegurados financieramente, a pesar de que el activo subyacente conserve su valor.

El valor subyacente de un ETF y su mapeo: físico o sintético

Un ETF es tan líquido como el precio índice subyacente, el cual monitoriza. Como vehículo de inversión pasiva, los ETF se han hecho cada vez más populares en los últimos años. Hay numerosos ETF basados en acciones, bonos y materias primas. A través de un proceso de ingeniería financiera de creación-amortización, se pueden emitir nuevas participaciones de ETF en un mercado primario. Estas pueden cambiarse posteriormente a través del propio mercado secundario.

Según el valor subyacente de un ETF concreto, se puede hablar de un producto replicado física o sintéticamente. En el primer caso, un ETF conserva su valor subyacente en forma física. Esto quiere decir que el emisor de un ETF de oro físico compra el oro realmente en cantidades suficientes y lo almacena físicamente en sus cámaras acorazadas. Lo mismo se puede decir de un ETF físico basado en acciones, donde el emisor compra y conserva sus propias participaciones en una cartera de valores. Sin embargo, en el caso de un ETF sintético, no existe una réplica física. En este caso, el emisor no compra realmente oro o acciones. En lugar de una réplica física, hay una réplica sintética. Aquí, se produce una transacción de intercambio junto con una contraparte para representar sintéticamente la tasación del índice subyacente. Por lo general, los productos basados en el intercambio se utilizan cuando un mercado no es eficiente físicamente.

Capacidad para entregar físicamente metales preciosos bajo ETF y ulteriores restricciones

Con respecto a los ETF de metales preciosos, tiene todo el sentido confiar en productos de inversión replicados físicamente. Por supuesto, los inversores pueden insistir en la entrega de bienes físicos si así lo desean. No obstante, en esos casos, es importante no perder de vista que tanto los ETF de oro como los de plata contienen diversos elementos que restringen la entrega física de los metales preciosos que hay tras ellos. En la práctica, el valor puede ser demasiado alto para permitir la correspondiente entrega. Por ejemplo, si un inversor desea sacar diez onzas de oro de un ETF, pero el ETF en cuestión contiene un lingote de 400 onzas, es posible que estas diez onzas no puedan ser separadas físicamente para ser entregadas. También puede suceder que, debido a la política monetaria o a otras medidas regulatorias, esté prohibido que el emisor de un ETF de metales preciosos entregue oro. Por supuesto, dependiendo de la situación política, la entrega de un metal precioso en su forma física puede ser complicada.

Las ventajas del almacenaje físico (custodia individual o cajas de seguridad) frente a los ETF de metales preciosos

A diferencia de otros modelos de inversión que pueda tener en cuenta, Swiss Gold Safe ofrece la opción de un almacenaje privado y discreto de metales preciosos, ya sea en una caja de seguridad o en forma de custodia individual. Las instalaciones de alta seguridad y las cajas fuertes que se emplean se localizan en Suiza y en el Principado de Liechtenstein. Permiten una solución de almacenaje completamente independiente de los bancos. Aunque cuentan con todos los beneficios de un ETF de metales preciosos, gracias a esta solución de almacenaje alternativa, los inversores no están sujetos a ninguna de las restricciones anteriormente mencionadas asociadas a la entrega de metales preciosos. Toda entrega solicitada se produce en las denominaciones exactas almacenadas por el cliente originalmente (por ejemplo, 1 kilo de lingotes de plata). En cambio, en el caso de un ETF, solo se pueden reubicar barras estándar (plata, aproximadamente 20 kilos, y oro, aproximadamente 12,5 kilos). Así pues, toda persona que almacene oro en Swiss Gold Safe tiene la propiedad directa de su inversión en cualquier momento y un inventario detallado, así como todas las llaves de sus propias cajas de seguridad. Por consiguiente, usted puede reubicar su inversión en todo momento o incluso almacenar más metales preciosos si así lo desea.

Almacenaje físico en Swiss Gold Safe SA y tarifas para ETF de metales preciosos

En Swiss Gold Safe SA, las tarifas de almacenamiento se calculan mensualmente y se facturan al cliente trimestral, semestral o anualmente. Sin embargo, en el caso de un ETF, el valor intrínseco de las acciones de ETF adquiridas se devalúa con el tiempo. Suponiendo que un inversor haya comprado ETF de oro por valor de 40 000 francos suizos, tras un periodo de tiempo – suponiendo que el precio se mantenga constante – valdrían menos, por ejemplo 39 000 francos. Un emisor de ETF no le cobra al inversor una tarifa diaria, que él o ella tiene que pagar. Más bien, como inversor, usted paga efectivamente a través de la tasa de devaluación en forma de ratio de gastos totales. De este modo, una acción de ETF refleja cada vez menos el derecho de oro conforme pasa el tiempo, tanto si se almacena físicamente como si se mapea sintéticamente.

Todos estos beneficios se combinan para ofrecer una excelente opción de almacenaje. Swiss Gold Safe SA ofrece todas las ventajas de un ETF, sin los inconvenientes asociados. Los cambios y reubicaciones no están sujetos a ninguna restricción o requisito, como ocurriría con un ETF. Los lingotes individuales pueden registrarse directamente a nombre de un cliente particular. Además, las tarfas de almacenaje son muy competitivas. La plata, el platino y el paladio también se pueden almacenar en un depósito franco aduanero sin aplicar el impuesto sobre el valor añadido.

Resumen: ¿Qué son los ETF de metales preciosos?

  • Los fondos cotizados, denominados ETF, monitorizan los precios del metal precioso.
  • Los ETC y ETN son títulos de deuda vinculados y, a diferencia de los ETF físicos, conllevan riesgo de contrapartida.
  • En el caso de los ETF, hay que distinguir entre las versiones respaldadas físicamente y las replicadas sintéticamente.
  • La entrega de oro físico puede ser difícil para un ETF debido a denominaciones incorrectas, circunstancias legales o políticas.
WeltkarteEdelmetalle sicher lagern