Protección y privacidad en cajas de seguridad

Debe saber que las autoridades fiscales pueden tener acceso a las cajas de seguridad de los bancos. Sin embargo, las instalaciones de propiedad privada deben considerarse una alternativa, pues respetan estrictamente la propiedad.

Para los inversores de metales preciosos físicos u otro tipo de objetos de valor – como joyas, obras de arte, valores o criptomonedas – pronto surge la cuestión del almacenaje seguro. En la mayoría de los casos, el almacenaje en una caja fuerte doméstica o de una empresa es impensable. Además de la capacidad limitada que permiten estas cajas fuertes, la protección antirrobo y las condiciones del seguro también juegan un papel importante a la hora de descartarlas. Sin embargo, la cosa cambia cuando se trata de almacenar oro, plata u otros objetos de valor en una clásica caja de seguridad. Pero ¿cómo de seguras son realmente las cajas de seguridad gestionadas por bancos? ¿Cuáles son los riesgos y qué pasa con la necesidad de discreción? ¿Hay que declarar a hacienda automáticamente? Nuestro artículo se ocupa de estos asuntos y presenta alternativas viables.

Ventajas y desventajas de las cajas de seguridad y riesgos relacionados

A primera vista, las cajas de seguridad bancarias proporcionan numerosas ventajas. Muchas de estas cajas ciertamente seguras están ubicadas en cámaras acorazadas protegidas dentro del propio edificio de un banco. Los objetos de valor que contienen están custodiados por sistemas de alarma y personal de seguridad y, de ese modo, protegidos contra el robo. Estos sistemas independientes a menudo evitan los daños producidos por inundaciones e incendios. Sin embargo, no todos los riesgos naturales son asegurables, en términos generales. De por sí, las cajas de seguridad bancarias representan una clara mejora en comparación con alojar una caja fuerte de manera privada dentro de las cuatro paredes de su casa.

No obstante, no se puede instalar una caja de seguridad en un banco de forma anónima. Para ello se requiere una cuenta de cliente, sobre la que se cobran tasas y se efectúan deducciones. Además, fuera de Suiza muchos bancos están obligados a declarar el alquiler de las cajas de seguridad a una oficina central de registros donde se archivan todos los datos relevantes del usuario – por ejemplo, la declaración de las cajas de seguridad es obligatoria en Alemania. Solo se puede asegurar el contenido hasta cierto punto y, normalmente, los seguros vienen acompañados de importantes primas de las instituciones financieras que los proporcionan. En la UE, las agencias gubernamentales, como por ejemplo las autoridades fiscales locales, tienen acceso a los contenidos de las cajas de seguridad en caso de herencia o quiebra. Esto también puede suceder durante una auditoría fiscal. Además de bloquear la cuenta bancaria pertinente, se puede incluso denegar o restringir el acceso a la caja de seguridad de una u otra manera.

La alternativa a una caja de seguridad bancaria

La situación cambia radicalmente cuando se almacenan objetos de valor en un sistema de cámaras acorazadas gestionado de forma privada, como los que están disponibles en Swiss Gold Safe, tanto en Suiza como en el Principado de Liechtenstein. No se requiere una cuenta bancaria en el país en cuestión para abrir una caja de seguridad fuera del sistema bancario. Además, el proceso de contratación se lleva a cabo con discreción porque – a diferencia de las cajas de seguridad de los bancos – no hay obligación de proporcionar información a las agencias gubernamentales. No existe tampoco intercambio automático de información (IADI, también denominado CRS, por sus siglas en inglés). De igual modo, tampoco es preciso declarar el contenido. Solo el cliente interesado recibe información o, en el caso de una herencia, quienes hayan sido declarados herederos del cliente. Aun así, esto solo se produciría tras presentar un certificado que acredite la herencia.

Estos beneficios se aplican no solo a los ciudadanos suizos sino también a los clientes de todos los demás países. Ello se debe a la larga tradición de Suiza de preservar por completo los derechos de propiedad. Este principio se extiende hasta el punto de que los contenidos de una caja de seguridad siguen siendo propiedad del arrendatario incluso en el improbable caso de quiebra del proveedor de almacenaje en cuestión.

Hay otras ventajas en relación con el seguro de los contenidos. El seguro básico de 25 000 CHF ya está incluido en el contrato de alquiler suministrado por Swiss Gold Safe. Además, por una tasa anual del 0,2 % del valor de los contenidos, se puede asegurar a todo riesgo el valor completo. Aquí, también, la aseguradora proporciona sus servicios de manera anónima a través del número de taquilla, sin necesidad de comunicar ningún dato del cliente. De este modo, se puede conseguir el más alto nivel de discreción.

Cámaras acorazadas de alta seguridad de gestión privada

Sus monedas de oro, lingotes o valores se almacenan en instalaciones de alta seguridad estrictamente protegidas y alejadas de áreas metropolitanas o grandes ciudades. Se ajustan a los más recientes estándares en tecnología de seguridad actual. La ubicación exacta de las instalaciones de almacenaje en cámaras acorazadas solo la conocen los clientes interesados. Es fácil llegar hasta ellas y, además, solo pueden acceder a las mismas los clientes registrados.

Hay personal armado y bien adiestrado disponible para los clientes que quieran hacer una visita en persona. Puede servir de escolta para las entregas previa demanda.

La privacidad del cliente es la máxima prioridad

El acceso a las cajas de seguridad de Swiss Gold Safe solo está garantizado para quienes las alquilan y para las personas autorizadas por nuestros clientes. La reserva previa sirve de garantía para poder mantener la máxima privacidad. Esta garantiza que nunca haya dos clientes en la cámara acorazada al mismo tiempo. El procedimiento también certifica que el contenido de la caja de seguridad realmente solo lo conozca el cliente interesado.

-> Puede encontrar más información sobre las cajas de seguridad no bancarias en Suiza aquí .
-> Puede encontrar más detalles sobre las cajas de seguridad en el Principado de Liechtenstein aquí .

La función de las cajas de seguridad, en resumen:

  • Las cajas de seguridad son más apropiadas para almacenar objetos de valor que las cajas fuertes o los escondites domésticos.
  • Se necesita una cuenta bancaria para abrir una caja de seguridad en un establecimiento bancario. Además, los datos del cliente se registran de manera centralizada. Las autoridades fiscales pueden solicitar el acceso a la caja o bloquear los derechos de acceso del titular.
  • La alternativa viable es una caja de seguridad no bancaria, que aporta numerosas ventajas: no se precisa una cuenta bancaria, no hay que declara los contenidos ni informar a las agencias gubernamentales.
  • Hay un seguro básico incluido, aunque también se puede contratar uno a todo riesgo. Este seguro se gestiona de manera totalmente anónima por lo que respecta a la compañía aseguradora.
  • El tipo de cámaras acorazadas de alta seguridad disponibles hoy en día ofrecen un alto nivel de discreción y privacidad.
WeltkarteEdelmetalle sicher lagern